Haz match con tu fisio

Encuentra el fisio perfecto para ti y reserva cita

Esclerosis múltiple y fisioterapia

Hoy os traemos un tema por el que a nosotros, como fisioterapeutas, nos preguntan con bastante frecuencia: la esclerosis múltiple. 

Esta enfermedad es bastante más común de lo que parece y, por esta razón, hoy vamos a dar respuesta a algunas de las cuestiones más habituales con las que nos solemos encontrar:

  • ¿Qué es la esclerosis múltiple?
  • ¿Es lo mismo la ELA (esclerosis lateral amiotrófica) que el esclerosis múltiple?
  • Si he sido diagnosticado de esclerosis múltiple, ¿puede ayudarme la fisioterapia a mejorar mi calidad de vida?

Si te has hecho alguna de estas preguntas sigue leyendo, ¡estás en el lugar correcto!

Mujer con la mano en la barbilla haciéndose una pregunta sobre la esclerosis múltiple

¿Qué es la esclerosis múltiple?

La esclerosis múltiple es una enfermedad neurodegenerativa que puede aparecer a cualquier edad. Se manifiesta por lo que se conocen como "brotes", que son los síntomas experimentados por un paciente como consecuencia de la aparición de una o varias lesiones desmielinizantes o por el aumento de tamaño de una lesión previa. Estos brotes pueden provocar síntomas nuevos aunque también pueden agravar los existentes. De un modo u otro, lo más habitual es que después de cada brote el paciente vea mermadas sus capacidades, lo que quiere decir que las secuelas de la esclerosis múltiple son permanentes. 

En este sentido, el paciente no tiene que perder la esperanza ya que uno de los rasgos principales de la esclerosis múltiple es que tiene diferentes niveles de afectación: hay casos que pueden llevar a la incapacidad y otros que no son incompatibles con la vida deportiva. Un ejemplo muy inspirador en este sentido es el de Ramón Arroyo, cuya historia se llevó al cine con la película "100 metros".

¿Es lo mismo la ELA que la esclerosis múltiple?

Aunque ambas enfermedades comparten algunas de sus características más allá del nombre, no son lo mismo. 

En ambos casos estamos hablando de enfermedades neurodegenerativas que afectan al sistema nervioso pero el daño neurológico que se produce es distinto y sus consecuencias, como es natural, también lo son. En el caso de la ELA, el paciente tiende a experimentar un deterioro físico mientras que el de esclerosis múltiple va más encaminado al mental. Por otro lado, la esclerosis múltiple y la ELA afectan a diferente escala: mientras que una lo hace a nivel general, la otra lo hace a un lado del cuerpo. 

Si quieres ampliar información sobre la ELA, te recomendamos leer este artículo de nuestro Blog donde te explicamos qué es y qué síntomas tiene la esclerosis lateral amiotrófica. 

¿Cómo ayuda la fisioterapia al paciente de esclerosis múltiple?

Nuestro objetivo como fisioterapeutas, cuando tratamos de ayudar a un paciente con esta enfermedad, es dirigir el tratamiento hacia la máxima recuperación de la funcionalidad el paciente después de cada brote. Por esta razón, recomendamos aplicar siempre la regla de "la no fatiga" para no perjudicar al sistema nervioso.

Teniendo esto claro y utilizándolo siempre como "Hoja de Ruta", el esfuerzo del fisioterapeuta irá siempre dirigido a la recuperación tanto de la fuerza como de la movilidad aunque, eso si, utilizando una rutina adecuada a la intensidad del brote.

En aquellos casos en los que el brote es más leve, lo más recomendable es hacer una carga progresiva adaptada al paciente prestando mucha atención a su evolución ya que después de un brote la tolerancia al esfuerzo del paciente se ve muy mermada. Por otra parte, los casos más graves son abordados desde el prisma de la recuperación funcional y la marcha, cuestión que ha visto un gran avance en el ámbito tecnológico con la aparición en el mercado de exoesqueletos para ayudar al paciente en su tratamiento y que contribuyen en gran medida a rebajar el desgaste tanto del profesional como del paciente. 

Esclerosis múltiple: conclusiones

La esclerosis múltiple es una enfermedad muy dura tanto para el paciente como para su entorno. Por esta razón, mi primera recomendación es tratar de desarrollar la paciencia al máximo. Soy consciente de que es muy difícil pero un entorno lo más equilibrado posible es de vital importancia para el paciente: un paciente arropado tiene una probabilidad mucho más alta de tener un diagnóstico más favorable que otro que no lo está. 

Mi segunda recomendación es la siguiente: trata de aplicar la regla de la "no fatiga" siempre que sea posible pero, eso si, con la idea de ayudarle a mejorar en su rendimiento.

Y tú, ¿conoces alguna otra manera de ayudar a un paciente en esta situación?

Te leemos en los comentarios.

El equipo de TUFISIO. 

 

Luis García Coronado
Dirección

Calle Dr Arce 27
28002 Madrid
España

Hola, estaría encantado de poder ayudarte.

22 años de experiencia me avala, trabajando en el Hospital La Paz, como fisioterapeuta y supervisor de unidad.

También me he dedicado al pilates, y enfocado a al deportista de alto rendimiento.

 

up
¿Eres fisio?